Liverpool vence en penaltis al Chelsea y se consagra campeón de la Supercopa de Europa

Este miércoles se disputó en el Vodafone Park de Estambul el partido de la Supercopa de Europa entre los campeones de las dos competiciones continentales de clubes. Liverpool llegaba a la cita en condición de campeón de la UEFA Champions League mientras que el Chelsea se había coronado en la UEFA Europa League.

A cargo del arbitraje había una novedad: la francesa Stéphanie Frappart se convertía en la primera mujer en pitar una final europea aunque ya previamente se había convertido en la primera en hacer sonar su silbato en un partido de primera división de la Ligue 1.

Liverpool y Chelsea llegaban a la cita en condiciones disímiles, los reds venían de golear en Anfield al Norwich City en la apertura de la Premier League mientras que el conjunto londinense había sufrido una goleada 4-0 ante el Manchester United en Old Trafford.

Al conjunto red le preocupaba la baja del guardameta brasileño Alisson Becker, quien tuvo que abandonar el partido ante el Norwich por lesión. Por su parte, Chelsea tenía que intentar lavarse la cara y buscar la manera de olvidar la ausencia de Eden Hazard.

A pesar de las condiciones previas, Chelsea fue quien se adelantó en el marcador al minuto 36 con gol del francés Olivier Giroud y terminarían por irse al descanso manteniendo ventaja sobre su rival. El conjunto que dirige Frank Lampard impuso carácter ante las arremetidas del Liverpool y aunque muchos podían esperar que los rojos fuesen a dominar el partido de forma amplia, no terminó siendo precisamente así.

Jürgen Klopp muy preocupado por el resultado se vio en la necesidad de replantear el partido, ingresó a Firmino para la segunda mitad y apenas algunos minutos después de dar inicio al complemento asistiría a Sadio Mané para igualar las acciones en el marcador para brindar un poco más de tranquilidad al cuadro de Anfield.

La arremetida del Liverpool después del empate generó varias ocasiones para dar vuelta al partido pero no lo lograrían. Chelsea luego pudo buscar meterse una vez más en el partido con Kanté ordenando al equipo y Pedro al frente de la artillería. A pesar de los esfuerzos de ambas escuadras, el 1-1 se mantendría en el marcador hasta el final del tiempo regular por lo que el partido se extendería a la prórroga.

A los cinco minutos del tiempo extra volvería a entrar en acción Sadio Mané para anotar el gol que brindara la ventaja parcial al Liverpool. Una vez más el senegalés lograba convertir un tanto en el partido bajo la asistencia de Roberto Firmino. El portero del Liverpool Adrián San Miguel cometería una infracción que derivaría en un tiro de penalti que Jorginho convertiría en el gol del empate cerca del final de la prórroga.

El empate se reflejaba en el luminoso al final de la media hora de alargue, la tanda de penaltis esperaba por ambas escuadras. Ante la ausencia de Alisson Becker debido a la lesión sufrida ante el Norwich, Adrián San Miguel era el encargado de resguardar la portería del conjunto de Anfield. El español había terminado contrato con el West Ham United y se encontraba sin equipo entrenándose con un club de regional cuando el campeón de Europa llamó a su puerta.

Apenas había aterrizado bien en Merseyside cuando tuvo que ponerse los guantes para suplir al brasileño en la primera jornada de la Premier League pero el reto era aún mayor cuando le tocaba ser el portero titular en la Supercopa de la UEFA y además enfrentar una tanda de penaltis para definir al campeón.

Todo iba correcto durante la serie de penaltis hasta que Adrián San Miguel detuvo el último lanzamiento del Chelsea a Tammy Abraham para consagrar a su equipo campeón de la Supercopa de Europa.

Liverpool logró hacerse nuevamente con la Supercopa de Europa tras 14 años, al igual que hizo con la Liga de Campeones. El conjunto red visitará al Southampton este fin de semana por la Premier League mientras que el Chelsea jugará en Stamford Bridge ante el Leicester.

Si quieres apostar en cada uno de los partidos de la Premier League, regístrate en William Hill y comienza a disfrutar de toda la emoción del fútbol inglés con un bono de bienvenida de 300 €